En los últimos reportes internacionales, Venezuela ha figurado como uno de los países con peor desempeño en materia alimentaria y nutricional.

En 2019 el Programa Mundial de Alimentos registró 32,3% de venezolanos – 9,3 millones – con inseguridad alimentaria aguda en sus formas moderada y severa. Estos últimos datos han colocado a Venezuela como el cuarto país con la peor crisis alimentaria en el mundo. Aproximaciones hechas por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) ante la Emergencia COVID-19, indican que Venezuela es uno de los países cuya economía estará más expuesta a los efectos de esta emergencia. El reporte global de nutrición por su parte, presentó datos muy limitados y con poca vigencia sobre la situación nutricional de la población.

Un nuevo informe preparado por la FAO, a petición de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), denominado “Seguridad alimentaria bajo la pandemia de COVI-19”, prevé un incremento de la pobreza y el hambre en los países que conforman esta alianza intergubernamental, afectando más a aquellos que dependen de la importación de alimentos y cuya moneda se ha devaluado.

Fuente: EFE/AP