En un informe realizado la mañana de hoy 2 de junio por The Wall Street Journal, basado en un nuevo intento por frenar los lazos entre Irán y Venezuela, Fiscales Federales de Estados Unidos presentaron una demanda anoche para incautar cuatro tanques de gasolina que Irán está enviando en estos momentos a Venezuela, con el objetivo de sofocar los flujos de bienes y dinero que ayudan a mantener a dos de sus principales enemigos.

Los fiscales norteamericanos tienen como meta no solo evitar la entrega del combustible iraní a Venezuela, que comenzó el mes pasado, sino también privar a Teherán de los ingresos de la carga y disuadir futuros envíos. Considerando ésta acción, como la última de una serie de medidas que Estados Unidos ha tomado contra Irán y su aliado Venezuela, para que en definitiva se cumplan con las demandas estadounidenses.

Según el medio citado, Zia Faruqui, fiscal federal para el Distrito de Columbia, alegó en la demanda que un empresario iraní afiliado al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica organizó las entregas de combustible a través de una red de compañías fantasma para evitar la detección y evadir las sanciones de EEUU.

Las ganancias de las ventas de petróleo “apoyan la gama completa de actividades ilícitas de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, incluida la proliferación de armas de destrucción masiva y sus medios de entrega, apoyo al terrorismo y una variedad de abusos contra los derechos humanos, en el país y en el extranjero“, afirmó Faruqui al The Wall Street Journal.

Fuente: theWallStreetJournal