El embajador iraní en Caracas, Hojjatollah Soltani, confirmó que el buque Golsan, de Irán, ha ingresado en aguas jurisdiccionales venezolanas con una carga de alimentos destinada a abrir el primer supermercado de la República islámica en nuestro país.

En medio del recrudecimiento de las medidas coercitivas e ilegales impuestas por Estados Unidos contra nuestro país, cinco tanqueros iraníes llevaron a puertos venezolanos 1,5 millones de barriles de combustible, como parte de los convenios de cooperación entre ambas naciones que abarcan varios sectores, entre ellos el energético.

Con esta iniciativa se abrió una vía que, de acuerdo con medios iraníes, suministrará gasolina a Venezuela dos o tres veces por mes.

Una información reseñada por la agencia Internacional de noticias EFE destaca que ese envío de alimentos, así como la puesta en marcha de un centro comercial, representa otro éxito obtenido como resultado de las relaciones fraternales entre Teherán y Caracas.

El despliegue de buques de guerra estadounidenses en momentos en que los buques iraníes se acercaban a las aguas venezolanas causó un ambiente tenso en el mar Caribe.

No obstante, señala la información, siempre estuvo latente una posible respuesta iraní en el golfo Arábigo-Pérsico si la marina estadounidense desplegada en el mar Caribe atacaba a los barcos del país persa.

En este sentido, Washington prefirió evitar una confrontación armada y anunció castigo para puertos, compañías navieras o aseguradoras que facilitaran operaciones comerciales entre Teherán y Caracas.

La República islámica ha ratificado el derecho que tiene de comerciar con cualquier país, siempre que se cumplan a cabalidad las normativas establecidas de la Organización Mundial del Comercio.